Acuerdo único entre transportistas: Trabajar y evitar enfrentamientos

Autoridades Municipales y del Estado validaron el acuerdo general alcanzado por las agrupaciones que se disputan la operación de sus unidades en un predio ubicado en las inmediaciones de la Garita de San Ysidro, que sirve como lanzadera,
de trabajar sin más modificaciones, privilegiando el respeto mutuo y sobre todo sin riñas ni enfrentamientos.

Luego de una reunión en las instalaciones de la Dirección de Tránsito Municipal, que se prolongó por casi dos horas, encabezada por Román Aboytes Hernández, secretario de Movilidad Urbana Sustentable Municipal y Lucy Ocaña Rodríguez, delegada del Instituto de Movilidad y Transporte de Baja California, con los dirigentes del transporte que la semana pasada estuvieron a punto de llegar a la violencia.

Román Aboytes, subrayó que las dos partes aceptaron la determinación de las autoridades de una vez que se hagan los análisis de los derechos que corresponden a cada uno, ambos la respetarán; por lo pronto la puerta metálica que da acceso a la lanzadera se mantiene cerrada.

“Lo importante es que hoy las dos partes, los dos grupos se comprometieron a acatar las instrucciones de la autoridad, a evitar la violencia y mantener la puerta cerrada”

Insistió en que si alguno de los bandos en disputa recurriera a la agresión, se le aplicará todo el peso de la ley, pues este tipo de actitudes no benefician a nadie y por el contrario perjudica a todos.

“Afecta a los transportistas, a sus líderes, a la autoridad, a los usuarios y a toda la sociedad”, enfatizó Aboytes Hernández.

Informó que Gabriel Lemus Torres, director de Transporte Municipal, elaborará un proyecto de propuestas para presentarse al Jurídico del Ayuntamiento para su validación y luego presentarse a los gremios del transporte en disputa.

Y en su momento, la autoridad dará su fallo y este será inapelable y los dirigentes de ambas organizaciones de transportistas se comprometieron a respetar la decisión oficial, pero mientras tanto y para evitar confrontaciones, la puerta del predio permanece cerrada.

El Secretario de Movilidad Urbana Aboytes, mencionó que los transportistas son las víctimas de la corrupción de los gobiernos pasados, pues en el pasado se acostumbraron a que las autoridades los dejaran hacer y hoy, la instrucción de Arturo González Cruz, presidente municipal, es buscar una solución basada en el orden y las leyes.

“Es la oportunidad, luego de cuatro años de disputas, alcanzar una solución, que limpie el rostro de Tijuana, que es la entrada a la ciudad, ha estado sucia y la estamos lavando”

Por su parte, Gabriel Lemus, recordó que cuando la autoridad sacó a los Taxis Amarillos de esa misma ubicación se generó una emergencia y se convocó a varias agrupaciones atender dicha emergencia, situación que prevalece, pero que debe llegar al ordenamiento para beneficio de todos.

Lucy Ocaña, puntualizó que compete al Instituto de Movilidad y Transporte de Baja California, hacer el estudio de factibilidad del sitio, no sólo de este sino de muchos porque se carece de estudios técnicos y que luego se entregarán al Ayuntamiento.

Coincidió que en el tema del transporte público de lo que se trata es de organizar y poner orden de acuerdo a las leyes, sin favorecer a nadie sino “suelo parejo” para todos.