Apuntes para el líder al revisar resultados Parte 2 || Por Coach Omar de la Rosa

Desde nuestra óptica lo tangible y lo intangibles son elementos complementarios. Volverse consciente de esta complementariedad aporta al líder una visión amplia y en consecuencia un nivel de acción apropiado

0

Atender al resultado

Continuamente en los diferentes ámbitos de la vida del líder y de la organización estamos obteniendo resultados, algunos más notorios que otros, algunos conscientes otros inconscientes; podemos señalar que en la empresa existen logros muy específicos y perceptibles que nos indican su situación actual, por ejemplo, el estado de resultados, el nivel de ventas, saldo de clientes, pero existe otro tipo que no son tan fáciles de percibir, por ejemplo, el clima laboral, la atención a clientes, la emocionalidad de la organización; si solo prestamos atención a lo tangible lograríamos una visión y concepción incompleta de la organización y por ende tal vez no entendamos el porqué del resultado obtenido.

Desde nuestra óptica lo tangible y lo intangibles son elementos complementarios. Volverse consciente de esta complementariedad aporta al líder una visión amplia y en consecuencia un nivel de acción apropiado, con más oportunidades generativas. De tal manera, si queremos cambiar los resultados como líderes deberemos desarrollar la competencia de distinguir los diferentes resultados, para lograrlo proponemos cuidar de los siguientes puntos:

 Interpretación de los resultados La interpretación en general depende del tipo de observador que somos, y como observadores estamos influenciados por varios elementos que van a determinar cómo tomaremos lo que vemos, el sistema al que pertenecemos le da contexto al resultado, nuestra actitud y emocionalidad, nuestra mentalidad y opiniones, son algunos ejemplos de esto que forma el como vemos las cosas, reconocer como líder que observador somos puede ayudar a interpretar de una manera más funcional.

 Al resultado no se le discute El resultado aparece como consecuencia de un proceso y es indiferente a las explicaciones o justificaciones que se emiten, este punto consiste en aprender a aquietar la mente y observar desde la calma y el vacío que información podemos obtener del resultado logrado, siendo crítico y honesto con uno mismo, sin defendernos o culpar.

 Trascender la conversación justificativa Encontrar culpables o justificaciones al porqué no conseguimos el resultado, nos pone en un terreno poco fértil para hacernos cargo de las acciones necesarias para sí conseguirlo, pasar a una conversación generativa es primordial para poder continuar avanzando.

 Postura ante los resultados obtenidos Tomar en cuenta desde donde estamos observando los resultados es primordial, apela a nuestro autoconocimiento, un mal resultado nos puede poner defensivos, buscar culpables, señalar a otros y no hacernos cargo, un buen resultado puede acrecentar nuestro ego, y perder de vista lo que los
otros aportaron. Buscar una postura que permita continuar y encontrar nuevas oportunidades de acción se consigue cuando estamos siendo asertivos, y no en los extremos de la polaridad.

 Atender al resultado Monitorear continuamente el resultado durante el proceso de conseguirlo, es una práctica que el líder desarrolla para poder realizar las correcciones oportunamente, esperar a que el proceso termine y hasta entonces atender el resultado es una moneda al aire, ya que podríamos estar actuando fuera de tiempo para poder hacer algo y corregir.  Diseñar las conversaciones que nos lleven al resultado Identifica que conversación tienes como líder, que conversación tiene tu equipo, en general la organización, esa conversación que construye la cultura y el ambiente de colaboración, observa si esta conversación es la que ayuda a desarrollar este campo fértil donde se producirán los resultados.

 Cuidar del proceso para conseguir el resultado En esta cultura occidental le damos mucho valor al resultado, tanto que perdemos de vista el proceso que seguimos para llegar a este, por lo que queremos cambiar el resultado moviendo el resultado, cuida el proceso y determina que elementos es necesario cambiar, para modificar o corregir el camino y entonces si alcanzar el objetivo.

 El resultado como maestro Aprende a visualizar los resultados obtenidos como fuentes de aprendizaje, tanto personal como organizacional, no brinques de un resultado a otro inmediatamente, o de un proceso a otro, sin haber hecho una pausa para preguntarte que aprendiste en el camino, y si es necesario celebrar la victoria alcanzada, desarrolla el campo donde los errores sean fuente de conocimiento y lecciones.

 La evaluación como crecimiento Pierde el temor a la evaluación, pregunta a tus clientes, a tus colaboradores, a tus jefes que les parece lo que se logró, pide que te retroalimenten, en un ambiente de confianza y cooperación donde puedan ser honestos y generosos, donde la emoción permita salir de posturas temerosas, defensivas o agresivas, que aparezca la inspiración y la cocreación.

 

Omar de la Rosa Vázquez
Asesor y coach empresarial
Colabora con las empresas en desarrollo organizacional y del talento humano, en procesos de cambio. Con experiencia en administración y operaciones por más de 15 años.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.