No limpiar el agua de las albercas puede ser peligroso

· Su mal manejo puede ocasionar enfermedades estomacales o en la piel

TIJUANA.- Con el objetivo de evitar afectaciones en la salud de la población, la Secretaría de Salud del Estado, invita a la comunidad a seguir las recomendaciones para mantener en buen estado las albercas en casa, sobre todo si son portátiles.

Al respecto, la Jefa de la Jurisdicción de Servicios de Salud, Dra. Remedios Lozada Romero indicó que debido a la pandemia de COVID19 han aumentado el uso de albercas caseras, por ellos se deben tomar medidas para evitar casos por enfermedades estomacales o en la piel, particularmente durante esta temporada de verano que es cuando mayormente se utilizan.

Es importante que el agua se cambie de forma diaria, sobre todo por los niños, una forma efectiva de rehusarla es regando las plantas o para lavar el patio; es importante recordar que el sol elimina el cloro del agua y la deja expuesta a bacterias, además de que puede ser criadero de larvas de mosco

Se requiere lavar su alberca casera antes y después de utilizarla, permitir que se seque perfectamente antes de guardarla, para que no se genere hongos o moho que pueda afectar la salud de la familia; una vez instalada se debe evitar estar entrando y saliendo constantemente del agua, pues esto provocará introducir gérmenes en la planta de los pies.

La funcionaria señaló la importancia de ducharse antes de entrar y al salir de la alberca, además se debe evitar que las mascotas se introduzcan, pues podrían contaminar el agua y se debe de cuidar que los menores no beban de la alberca, ni tampoco ingerir alimentos mientras se está dentro de la misma.

En caso de introducir bebés con pañales, que estos sean especiales para nadar, evitando que se pueda liberar heces fecales o la orina del bebé, por ningún motivo dejar solo a los infantes, para evitar accidentes fatales.

La titular de la Jurisdicción comentó que si la persona presenta irritación en la piel, o malestar estomacal, como náuseas, vómito o diarrea, debe acudir a la unidad de salud más cercana a su domicilio e informarle al personal de salud la utilización reciente de una alberca casera para que se le indique el mejor tratamiento y en ningún caso deberá ingerir medicamento sin la supervisión de un médico.