El difícil escenario de las finanzas públicas de México

México ha agotado sus fondos financieros de emergencia y se prevé que en 2021 aumente su deuda, aun cuando no se soliciten más préstamos, debido a la depreciación del peso frente al dólar.

El efecto financiero de la pandemia

La economía mexicana se derrumbó 18,9 % durante la primera mitad de 2020, al pasar de 18,3 billones de pesos (840.612 millones de dólares) a 15,05 billones (689.064 millones de dólares), según datos el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En un comunicado reciente, la Secretaría de Hacienda detalló que en el periodo enero-julio los ingresos fiscales se mantuvieron “prácticamente constantes”, con una ligera disminución de 0,8 % respecto a 2019.

Este es el escenario económico que enfrenta el país en su mayor crisis económica desde 1932, de acuerdo con declaraciones de Arturo Herrera, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, durante una reunión con diputados del partido Morena, celebrada durante el pasado fin de semana.

“Este año se terminarán los guardaditos”, afirmó el funcionario.

Herrera explicó que a lo largo del 2020 se contó con tres “amortiguadores” que limitaron los impactos económicos de la crisis generada por la pandemia de covid-19: las coberturas del precio del petróleo, los fondos para los choques económicos y algunos ahorros derivados de la política de austeridad.

El secretario de Hacienda también señaló que, aun cuando el Gobierno mexicano no contrate nueva deuda, esta aumentará entre 7  y 10 % del Producto Interno Bruto (PIB) debido a que buena parte de la deuda mexicana de los últimos años se contrató en dólares y se ha registrado una depreciación del peso frente a esta moneda como consecuencia de la pandemia.

Fuente : actualidad.rt.com