¡Un corazón noble que me pueda ayudar! ¡Estoy solito!

• Las llamas lo despertaron, en minutos este hombre de 75 años de edad perdió todo. Solo le quedo la ropa que traía puesta

Playas de Rosarito B.C.- El pasado seis de septiembre, podría ser el más triste para don Alberto Romero Martínez de 75 años de edad.

Según el portal de noticias https://www.rosaritonoticias.com/ Don Alberto, estaba dormido cuando inhalo un fuerte olor a humo, medio desorientado se asomó por una rendija y fue cuando se dio cuenta que su casa estaba rodeada por las llamas.

Con los ojos húmedos y cabizbajo, contó a https://www.rosaritonoticias.com/  como salió lo más rápido que pudo, mientras el fuego avanzaba; la única agua que tenía a la mano era un garrafón que había comprado la noche anterior, se la aventó aventó al fuego, pero desafortunadamente no logro apagar nada.

Don Alberto es una persona humilde, con pocos recursos económicos, sin teléfono para pedir ayuda, solo veía con desesperación como el fuego abrazaba su casa

Un hombre que pasaba por la calle llamo al 911. A la llegada de los bomberos su casa y dos vehículos ya se habían quemado.

¨Me levante a vaciar un garrafón de agua que había comprado anoche, pues como estaba la llama muy fuerte en el tambo de la basura de nada le sirvió para apagarse el fuego y por el puro calor ahí tenía unas cosas en la camioneta, con el puro calor mire que se quemó mi camioneta, yo me metí haber que rescataba de adentro, yo tenía unos ahorritos, tenía ahí 5mil pesos, se me quemaron, de lo caliente mejor me salí, hasta mis zapatos de me quedaron”

El señor Alberto Romero es un hombre solo, no tiene esposa, tampoco hijos. A este hombre el fuego le arrebato su colchón, una pequeña estufa donde cocinaba, la ropa que tenía y la poca comida que tenía el desayuno de este día.

 

¨Ahorita no tengo nada porque ahí tenía una estufita y se me quemo todo, tenía lo que había preparado ayer en la tarde para desayunar ahora, tenía mi ollita de leche que había hervido para que no se me echara a perder, tenía ya todo preparado para hoy todo el día comer. ¨

Con los ojos llenos de lágrimas y las manos sucias de ceniza, pide a la ciudadanía algún tipo de ayuda, ya sea ropa, comida o algo de madera para poder construir su vivienda.

 

¨Ahora si una ayudita que… como le dijera, de corazón noble que me pueda ayudar, porque, que hago yo sólito…¨

Él no tiene número de teléfono, pero las personas interesadas pueden acudir directamente a la calle Lázaro Morales y Pilar Valdivia de la colonia Lucio Blanco en Playas de Rosarito.

Fuente: https://www.rosaritonoticias.com/