Visitan a sus muertos

Playas de Rosarito B.C.- El covid-19 no impidió que ciudadanos acudieran este Día de muertos al panteón municipal para visitar a sus familiares fallecidos, el ingreso fue controlado, únicamente personas con cubrebocas, toma de temperatura y uso de gel antibacterial.

A lo largo y ancho del panteón se podrían apreciar tumbas coloridas, adornadas con flores de cempasúchil, pan de muerto y comida que le gustaba a la persona fallecida.

El señor Rafael de la Cruz, quien es originario de Janitzio, se encontraba sentado frente a la tumba de su recién fallecida esposa, quien hace apenas 3 meses se marchó, hoy el señor Rafael le llevó una pequeña ofrenda, además de recordar momentos que pasaron juntos.

¨Mi esposa lleva ya tres meses cuando falleció en la central, fuimos a Janitzio, habíamos ido en febrero, ya cuando regresamos en el autobús falleció, por eso ya que está llegando el día de los muertos, nosotros y toda mi familia le compramos flor de cempasúchil para hacerle la ofrenda a mi esposa, apenas lleva tres meses que falleció, se llamaba Juana Hernández. ¨

Quienes cada año acuden al panteón y tratando de que no se pierdan estas tradiciones, son una familia originaria de Janitzio, una isla del lago de Pátzcuaro, ubicado en el Estado de Michoacán, lugar donde se tiene la tradición más arraigada de celebrar y recordar a los muertos.

Nanci, quien es originaria de este lugar acudió esta mañana con toda la familia para realizar una ofrenda a su fallecido suegro, ofrenda que de acuerdo a sus tradiciones se instala desde la noche del 1 de noviembre, pasan la noche en el panteón para acompañar el espíritu que visita su ofrenda, la cual hoy por la tarde retiran.

¨La ofrenda viene siendo el cuerpo del difunto que viene siento la cabeza, su cuerpo, el corazón y la parte de abajo viene siendo sus pies, se viene adornando con la comida que a él le gustaba, lo que el comía, lo que a él le gustaba, aquí se hace solo este día, haya en Michoacán se hace desde ayer, toda la noche hasta hoy a las 7 de la mañana, convivimos entre la familia, hacemos comida o algo para poder convivir. ¨

Debido a la pandemia, estas familias quienes en años anteriores si pasaban la noche en los panteones, tuvieron que limitarse y apegarse a las restricciones de acceso al panteón municipal.

Sin embargo, no todos los difuntos fueron visitados por familiares, se podían apreciar un gran numero tumbas dañadas, se podría apreciar en lo desgastadas que se encontraban que ningún familiar los ha visitado por años.