Desde Chapultepec ||Joatam de Basabe

0

De Marina del Pilar

Marina del Pilar Ávila Olmeda, actual alcaldesa de Mexicali, será la candidata de Morena para contender por la gobernatura de Baja California, según informó el sábado pasado Mario Delgado Carrillo, dirigente nacional de dicho partido político.

La noticia desató una avalancha de comentarios, muchos referentes a su relación política con el ex priísta Fernando Castro Trenti, otros referentes a su matrimonio con el ex panista Carlos Torres Torres, y otros más referentes a su vínculo con Jaime Bonilla Valdez.

Ciertamente Marina del Pilar no cuenta con una personalidad política definida, ya que su primer trabajo fue en el gobierno federal durante la administración de Felipe Calderón, después de eso estuvo trabajando como docente universitaria y finalmente como secretaria técnica del grupo parlamentario de Morena en el congreso local, antes de ser electa como diputada federal.

Tiene 35 años de edad, una hija en primaria, es abogada y cuenta con dos maestrías, una en derecho público y otra en administración pública, en consecuencia se puede decir que, aunque es relativamente joven y no tiene una gran trayectoria política, está teóricamente preparada para gobernar.

Contrajo matrimonio con Carlos Torres en septiembre de 2019, es decir, justo cuanto éste terminó su gestión como diputado local por el PAN, y se encontraba envuelto en la controversia de haber impulsado en su grupo parlamentario la llamada Ley Bonilla, que pretendía ampliar a cinco años el periodo del gobernador entrante.

En la boda estuvo presente Jaime Bonilla Valdez, quien incluso dirigió algunas palabras a los recién casados, y durante toda su administración ha manifestado su apoyo a la hoy alcaldesa de Mexicali, por lo que se infiere que de alguna manera se mantendrían vigentes las políticas del mandatario por medio de Marina del Pilar en caso de ser electa gobernadora.

Sin embargo, también se habla de la injerencia que tendría el propio Mario Delgado (diputado federal con licencia al igual que Marina), quien se dice mantiene una estrecha relación con Ávila Olmeda, pero no sólo él, sino también Fernando Castro Trenti, quien desde el año pasado desempeña el cargo de asesor de Morena en la Cámara de Diputados.

Castro Trenti, como contexto, es apodado El Diablo, fue diputado federal y senador por el Partido Revolucionario Institucional y luego se lanzó como candidato a la gobernatura de Baja California, en el 2013, y al ser derrotado por Francisco Vega de Lamadrid se exilió en el extranjero, como embajador de Argentina, primero, y luego de Suiza.

Por otra parte, hay quienes consideran que la influencia más importante la tendrá en su propio hogar, por parte de su marido, quien luego de su trayectoria panista, que lo llevó a conseguir puestos importantes dentro del partido y en la administración pública, así como una diputación federal y otra local, se convirtió al “bonillismo” y fue expulsado del PAN, no obstante existe la creencia de que sigue siendo discípulo de su padrino de bodas (de su primer matrimonio) Felipe Calderón.

En resumen, está rodeada de “viejos lobos de mar”; fue electa como diputada federal en 2018 y a los pocos meses pidió licencia para contender por la alcaldía de Mexicali; ahora está a punto de volver a pedir licencia, en este caso para lanzarse por la gubernatura, y se enfrenta al gran reto de salir de su zona de confort (Mexicali), para verdaderamente posicionarse ante los electores del resto de Baja California.

Joatam de Basabe es comunicólogo y periodista, con más de una década de trayectoria en los medios de comunicación (radio, periódico, televisión e Internet). Actualmente es secretario de la Asociación de Periodistas de Ensenada y reportero de Televisa Californias.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.